top of page
Buscar
  • Antonio Fernández Ram

ACUEDUCTOS DE ASPE


Ambos acueductos, situados en el término de Aspe, forman parte de las obras de fábricas construidas a finales del siglo XVIII para el abastecimiento de aguas desde Aspe a Elche. El municipio de Aspe, principalmente desde la Edad Media, se caracterizó por la carencia de agua.La búsqueda de soluciones fue una constante de los gobernantes que recurrían a los manantiales y ramblas adyacentes a las poblaciones o de fácil desviación para el abastecimiento del agua. La situación agravada por una sequía prolongada y el aumento de población en la zona a partir del siglo XVII, hizo que el cabildo ilicitano buscara la propuesta de diferentes proyectos que ayudaran a conducir aguas dulces desde alguna de las fuentes ubicadas en Aspe y poner remedio a la situación.

Los proyectos tanto del acueducto de los Cuatro Ojos como de otros próximos como el de los Cinco Ojos fueron realizados por Miguel Francia y José Gonzálvez de Coniedo. Hubo otros proyectos y propuestas. Algunos de los puntos seleccionados en primer momento fueron abandonados por la reducción de caudal, hasta la decisión definitiva de una serie de construcciones que transportarían el agua de unos manantiales situados en el barranco de Aspe, especialmente de la llamada fuente de Barrenas. El proyecto quedó aprobado por el Real Consejo de Castilla el 5 de febrero de 1784. Las aguas partían de la Fuente de Barrenas, a un kilómetro de Aspe, en la orilla izquierda del río Tafarga. La conducción consiste en un doble canal superpuesto, formado por una parte superior descubierta, a modo de acequia tapada por losas, y una inferior, donde se ubicó una tubería de barro cocido y vidriado para la conducción de aguas.

La principal dificultad técnica de obra residía en salvar los desniveles existentes en la zona de barrancos. Por ello fue necesario construir una serie de acueductos en altura que canalizaran el agua hacia la ciudad, cuya funcionalidad se ha mantenido hasta el primer tercio del siglo XX (1943).

El acueducto de los Cuatro Ojos, de 46,80 m de longitud y 15,60 m de altura, posee un alto valor patrimonial por la fábrica y disposición utilizada en un enclave geográfico como éste. Está situado a 1500 m del camino que lleva a la mina de la Sierra Negra sobre el barranco de los Cuatro Ojos. Estéticamente la combinación de arcos de diversas formas rompe la monotonía de la estructura. Está compuesto por dos arcos apuntados laterales con una luz de 5 m. La calle central la forman en la parte superior uno de medio punto con 6,40 m de luz y uno en el nivel inferior escarzano. Todo ellos transmiten la tensión hacia las pilas con un espesor de 2.75 m y estribos sobre los que se apoyan. El material combina el ladrillo en arcos e impostas, siendo de mampostería el tímpano y los estribos. La canalización del agua se proyectó cubierta.

El acueducto de los Cinco Ojos salvar el desnivel del barranco del mismo nombre de más de 46 metros de luz, mediante una arquería de dos alturas y cinco vanos, alcanzando 18,5 metros de altura. El primer nivel se afianza sobre estribos en mampostería enlucida y arco escarzano central. El segundo, reforzado con gruesos estribos en ligero talud, desarrolla tres arcos de medio punto y uno ligeramente apuntado. El ladrillo fue el material empleado para la realización de los arcos, resaltando sus claves con cartelas trapezoidales. Las líneas de imposta se marcan a modo de capitel, y los pilares, también en ladrillo, muestran pilastras con decoración en estuco. El tímpano combina, material y cromáticamente, las hileras de ladrillo con la mampostería, recubriendo la canalización.



















































11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page