top of page
Buscar
  • Antonio Fernández Ram

ARNEDO -LA RIOJA - ALMENDROS EN FLOR

Actualizado: 13 nov 2020

La ciudad de Arnedo está situada en el valle medio del Cidacos, río afluente del Ebro por su derecha, en la comarca de La Rioja Baja. Con 14 815 habitantes (INE 2018) es la tercera ciudad en población de La Rioja, de cuya capital, Logroño, dista 48 km.

El término municipal de Arnedo tiene 86,8 km² que se extienden a ambas márgenes del río, aunque su núcleo urbano se halla en la izquierda del mismo. Incluye desde 1975 el anterior municipio de Turruncún, hoy deshabitado. Su altitud media sobre el nivel del mar es de 523 m, que marcan el comienzo de la sierra hacia el sur.

Arnedo se halla en la denominada Hoya de Arnedo, en la que penetra el río Cidacos por Arnedillo y sale por Autol, determinando dos márgenes desiguales: la derecha, mucho más extensa y escarpada, está dominada por la peña Isasa, de 1474 m de altura; y la izquierda, con paredes arcillosas de un rojizo característico, en la que a pesar de su poco espacio se sitúan la mayoría de las poblaciones y las cuevas artificiales horadadas por el hombre.

La Hoya está enmarcada y cerrada por un conjunto de sierras de conglomerados y areniscas que pueden ser el origen del nombre de la ciudad arenetum:

  • Por el sur, y de oeste a este, Peñalmonte e Isasa, de donde se extienden hacia el sureste las crestas calcáreas de la sierra de Cumbeyo que domina el valle de Turruncún y el monte Yerga. Hacia el este se continúan por Valdeavia, Gatún y El Romeral.

  • Por el norte, las alturas disminuyen progresivamente de oeste a este en la sierra de la Hez y monte de Bergasa, de sureste a noroeste.

Clima

El clima de Arnedo es de transición entre mediterráneo y atlántico. Se caracteriza por ser templado-frío, lleno de contrastes y variaciones de un año a otro. Así, se pueden registrar temperaturas superiores a los 35 grados en julio y agosto e inferiores a los 0 grados en enero.

El cierzo (viento norte) y el bochorno (viento sur) son los vientos propios de la zona. En lo que se refiere a la velocidad, aunque predominan las jornadas de vientos débiles y en calma, hay días en que pueden alcanzar rachas importantes.


Parece indudable que Arnedo ha estado poblado desde tiempos muy antiguos, pues sus restos arqueológicos se remontan al neolítico.

Hay historiadores que afirman que el nombre de Arnedo en tiempos prerromanos era Sadacia o Sidacia, nombre que habría quedado en el río Cidacos, pero su actual denominación deriva etimológicamente del término latino arenetum, que viene a significar «lugar de arena», y hace referencia a la plataforma arenosa sobre la que se asienta la ciudad.

Durante la prehistoria se ubican a la orilla del río y en las montaña los más antiguos asentamientos que se conocen. Son los de San Pedro Mártir y el Valpineda, con restos de época neolítica, quizá del Bronce inicial: allí se encontraron materiales líticos de sílex y cerámicas hechas a mano.

De la época prerromana (del 3000 a. C. al s. ii a. C.) los testimonios arqueológicos en los cerros de San Miguel y El Raposal parecen indicar un hábitat concentrado por pobladores celtíberos, quizás berones o pelendones, que desaparecerían a la llegada de los romanos en el s. ii a. C.. Del pueblo celtíbero quedan importantes testimonios: un poblado, un horno y restos de cerámicas aparecidos en la colina de San Miguel.

En la época romana (del s. ii a. C. al siglo v) no se cita Arnedo en su historiografía y hay que recurrir a la arqueología. Se supone que el poblado se traslada al pie del cerro del Castillo, donde aparecieron restos de terra sigillata; allí los romanos podrían haber levantado una fortificación (base del futuro castillo medieval) que protegía un importante nudo de comunicaciones. En Arnedo se cruzaban las calzadas romanas que unían Calahorra con Numancia, y la de Contrebia Leucade (yacimiento de Inestrillas, en la cuenca del río Alhama) con Varea, la Vareia romana.

De la época visigótica se conservan restos de una iglesia rupestre del siglo vi en las afueras del pueblo, junto al Monasterio de Nuestra Señora de Vico, y la Cueva de los Cien Pilares, bajo el cerro de San Miguel, donde hubo un monasterio.

Castillo de Arnedo

Arnedo pasó a ser ocupada por los árabes, muestra de ello es el castillo, que se eleva en un imponente cerro controlando y dominando la ciudad y sus límites. Según el geógrafo árabe Idrisí, Arnedo fue capital de una de las 26 provincias árabes de España en el siglo viii y desde donde se desempeñó un importante papel en las luchas de conquista y Reconquista.

La falta de documentación cristiana hace de las crónicas musulmanas la mejor fuente de información para este periodo, en el que la población fue reconquistada por Sancho Garcés I entre los años 908-909. Se le concedió fuero propio y surgió la leyenda de la aparición de la Virgen de Vico al moro Kam. En 1264 quedó vinculado a la Corona de Castilla. Tras la guerra de los Dos Pedros, la villa fue cedida por el victorioso Enrique II de Trastámara al noble francés Bertrand du Guesclin. Este caballero, sin embargo, la vendió el 24 de abril de 1370 a Pedro Fernández de Velasco, recibiendo a cambio dos mil doblas castellanas de oro. El 17 de abril de 1379 Juan I confirmó la transacción.3

A finales del siglo xiv Arnedo adquiere renombre al celebrarse en 1385 conferencias diplomáticas que son el origen del título de Príncipe de Asturias, y firmarse en 1388 el llamado Tratado de Arnedo entre Francia y Castilla para defensa mutua. En el siglo xv se fundan en Arnedo una de las primeras cajas de ahorro que se conocen en el mundo, así como el monasterio de Vico.

En los siguientes siglos varios reyes distinguieron a la población: Felipe III le concede el derecho de fielazgo y garapitería, Felipe IV la exime de alojar gente de guerra y concede el Título de ciudad, y Carlos III concede una feria de... «nueve días y mercado el día lunes de cada semana».

En 1654 recibió el título de Ciudad concedido por el entonces rey Felipe IV.

En algún punto entre 1784 y 1801 Arnedo se integra en la Real Sociedad Económica de La Rioja, la cual era una de las sociedades de amigos del país fundadas en el siglo xviii conforme a los ideales de la ilustración.4

En el siglo xix la ciudad contaba ya con una industria alpargatera y otras actividades fabriles: fábricas de jabón y aguardientes, tenerías, alfarerías, una imprenta, etc.

Durante el pasado siglo xx en los aspectos sociales y políticos (véase Sucesos de Arnedo) la ciudad ha seguido los acontecimientos del resto de España; pero se ha caracterizado particularmente por el inicio en los años veinte de la industria del calzado con un gran desarrollo posterior y de otras industrias auxiliares: prefabricados, caucho, cartonajes, etc.; causa de la llegada de población desde otros lugares de España y en los últimos años desde otros países.






















22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page