Buscar
  • Antonio Fernández Ram

JACARILLA - PALACIO DEL MARQUES DE FONTALBA

  • El presente artículo tiene la intención de contribuir al conocimiento y difusión de un extraordinario conjunto palaciego, quizás no lo suficientemente valorado, localizado en Jacarilla, al sur de la provincia de Alicante. Aprovechamos la reciente publicación del libro “El II Marqués de Fontalba, don Francisco de Cubas Erice, y Jacarilla” escrito por el historiador local Manuel Gálvez Ferrández para ofrecer algunas notas sobre tan singular recinto. El Señorío de Jacarilla estuvo vinculado a un Mayorazgo que entre 1572 y 1899 detentaron primero los Togores y después los Sandoval. Una vez fallecido Joaquín Sandoval y Melgarejo, su patrimonio se repartió en 1901 entre sus tres hijos, correspondiendo a Alfonso Sandoval, Barón de Petrés, la parte correspondiente al pueblo de Jacarilla. Problemas económicos le obligan a venderlo en 1915 a Francisco de Cubas y Erice, Marqués de Fontalba y de Cubas, Grande de España. Vista general del Palacio El Marqués era hijo de Francisco de Cubas González, I Marqués de Fontalba (conocido arquitecto que proyectó entre otras obras la Catedral de la Almudena de Madrid). Fue además político, pero destacó sobre todo en el ámbito económico, siendo un auténtico magnate de las finanzas cuyos beneficios le convirtieron en una de las principales fortunas de la España del primer tercio del siglo XX. Parte de su riqueza la invirtió en promover diversas obras inmobiliarias, entre las cuales destaca su monumental Palacio del Paseo de la Castellana (hoy sede de la Fiscalía General del Estado) o el lujoso Teatro Fontalba de la Gran Vía, ambas en Madrid. Vista aérea del conjunto década de 1990 aprox. Dirección General Patrimonio Cultural ValencianoEl conjunto palaciego de Jacarilla fue ideado como lugar de retiro, esparcimiento y recreo en determinadas épocas del año. Se trata de un complejo construido entre 1916 y 1922 formado fundamentalmente por un palacio, amplios jardines a modo de gran parque, un pequeño bosque de pinos, iglesia y un cuartel para la Guardia Civil. Además el Marqués cedió el terreno para levantar junto a la iglesia dos escuelas, una para niños y otra para niñas (actual Centro Social Integral). No está claro el autor del proyecto, pero se barajan los nombres de los arquitectos Ricardo Bastida, José María Mendoza Ussía y Joaquín Saldaña López. Estanque con pabellónEl palacio estaba concluido a comienzos de 1918. Se trata de una construcción de 800 metros cuadrados y planta en forma de “U”, de marcada horizontalidad y estricta simetría en su fachada, cuyo eje es un pórtico formado por pilares que sostienen una gran terraza. En la década de 1920 sufrió una reforma que le dio su aspecto actual, en el que destaca la decoración de azulejos que combina motivos historicistas con otros de carácter tan castizo como las “manolas”. En la actualidad se encuentra en un estado de conservación preocupante. Vista general de los jardinesLos jardines son parte fundamental del conjunto. Tienen una extensión aproximada de unos 20000 metros cuadrados. Aparte del interés botánico de las especies arbóreas, los jardines se enriquecen con fuentes, estatuas, un espectacular reloj de sol de azulejos fabricado por la Casa Mensaque, una gruta artificial con la Virgen de la Almudena, así como diversos elementos arquitectónicos de marcado gusto ecléctico (clasicistas y neoislámicos) destacando un estanque con una construcción cubierta a modo de pequeño pabellón o pagoda. Muy curioso es un paseo repleto de jaulas concebidas como micro arquitecturas de variado estilo, que estuvieron repletas de aves exóticas e incluso de monos de Brasil. Iglesia y reloj de solPor último destacaremos la iglesia que en origen se dedicó a Ntra. Sra. de la Encarnación, en honor a la esposa del Marqués, doña Encarnación Urquijo y Ussía Condesa de la Almudena. Hoy es parroquia de Ntra. Sra. de Belén, patrona de la localidad. Se concluyó en 1922 y en principio estaba concebida como oratorio particular de los Marqueses, pero con capacidad suficiente para servir de nueva iglesia al pueblo. Se construyó en piedra caliza del lugar, en estilo neogótico, con tres naves y bellas vidrieras encargadas a la prestigiosa Casa Maumejean de Madrid. En el altar mayor se reservó un espacio exclusivo para los señores, con entrada independiente desde el exterior. En la actualidad, salvo el cuartel de la Guardia Civil y la iglesia, el complejo ha pasado a ser de propiedad municipal (primero los jardines en 1993 y posteriormente el Palacio en 2009). Si bien los jardines se conservan en relativo buen estado y están abiertos al público, el palacio ha sufrido un enorme deterioro y está cerrado. El actual Ayuntamiento, de limitados recursos pues se trata de un pequeño municipio, se encuentra ante el doble problema y reto, tan frecuente en la recuperación y rehabilitación del patrimonio cultural, de proyectar un uso adecuado y encontrar para ello financiación, algo complicado con la actual situación económica. Vista general de los jardinesEn definitiva se trata de un conjunto singular de gran valor cultural y paisajístico, que sorprendentemente no ha sido declarado Bien de Interés Cultural. La Dirección General de Patrimonio de la Generalitat Valenciana simplemente lo valora como Bien de Relevancia Local, a pesar de reconocer expresamente en su web que el jardín tiene “un alto interés histórico y botánico”.












































19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo